María Angélica Muñoz, titulada Química Ambiental: “Química Ambiental en la UCSC es una carrera completa con diversas líneas. Uno elige su propio camino”

Publicado por el

Noticias

Egresada de Química Ambiental UCSC en el 2019, en pocos años logró continuar con una especialización y vincularse en el ámbito público y privado.

Ingresó en el año 2015 a la carrera de Química Ambiental en la Facultad de Ciencias de la Universidad Católica de la Santísima Concepción (UCSC). Dentro de sus principales motivaciones recuerda que siempre le interesó la Química, desde la enseñanza media. “Sentí que no habían muchas opciones en Química, estaba la Licenciatura en Química, estaba Ingeniería Civil Química, que también me gustaba. No logré entrar a esa ingeniería, entonces ingresé a Química Ambiental”, recuerda María Angélica Muñoz sobre sus inicios en la carrera. Una segunda opción que poco a poco fue tomando mayor fuerza y con el paso del tiempo, logró encantarse con la carrera.

Una vez que entré a la carrera me gustó mucho más. No era solamente el lado científico lo que enseñaban, sino también la parte de la ingeniería, ciencias u oceanografía. Todos los años había un ramo difícil, lo que siempre significaba un desafío. Considero que hasta ahora tuve una muy buena base en lo que es química”, recuerda. Química General, Química General II o Química Orgánica considera que fueron los ramos con mayor dificultad.

Unos años más tarde, para el proceso de seminario y tesis, trabajó con el Dr. Juan Placencia, en el área de la oceanografía, temática que con los años fue adquiriendo su interés. En esa ocasión, participó en un proyecto en la Patagonia Norte, se vinculó con el Dr. Facundo Barrera y con ambos, pudo desarrollarse en el área. “Tuvimos salidas a terreno, me enseñaron la metodología y además, cómo llevarlo a cabo sola. Analizamos pesticidas organoclorados en la Patagonia en aguas superficiales”, señaló haciendo especial énfasis que esta experiencia le sirvió para reafirmar su vocación por la carrera.

Al respecto, el Dr. Juan Placencia realiza un positivo balance del trabajo realizado con María Angélica Muñoz. “La conocí como estudiante en las asignaturas que dicto, demostrando siempre un interés por aprender tanto lo teórico como lo práctico. María Angélica es una persona que trabaja duro, con muchas habilidades sociales y entusiasta en lo que se propone. Cuando comenzó a trabajar conmigo en su tesis de pregrado demostró un excelente desempeño, sugiriendo ideas nuevas, trabajando de forma independiente y con una alta tolerancia a la frustración, permitiéndole terminar de forma exitosa su trabajo de tesis, el cual ahora está en proceso de publicación”, comentó, deseándole el mayor de los éxitos en su etapa profesional.

Realidad laboral

 Una vez titulada, María Angélica Muñoz consiguió trabajo rápidamente. “Me demoré como tres semanas. Empecé como analista químico, en un laboratorio de aguas en Santiago. Trabajé con aguas residuales, potable, lodo, sedimentos. Ya manejaba las técnicas, por lo mismo que había hecho en la Facultad y con mi tesis”, explicó sobre su trabajo en el Laboratorio Hidrolab.

Luego, buscando nuevas alternativas que le brindaran una mayor proyección y estabilidad, postuló a la Armada de Chile en Talcahuano en un puesto de químico. “Con este trabajo me puedo proyectar a largo plazo. Mi contrato es como profesional químico y trabajo como asesora técnica en el Arsenal Naval de Talcahuano. En este momento me estoy preparando para desempeñarme como Oficial de Protección Radiológica ante la Comisión Chilena de Energía Nuclear”, destacó.

De manera paralela y con la idea de especializarse y crecer como profesional, actualmente está cursando el Magíster en Medioambiente con mención en Ingeniería de Tratamiento de Residuos de la Universidad de Santiago (USACH). “Quise un magíster que me diera la visión de la ingeniería. Es modalidad online, pero viajo una vez al mes a Santiago para las evaluaciones. Con este trabajo, puedo complementar bien los tiempos”, comentó sobre su proceso de estudios.

Sobre su paso por la Facultad de Ciencias, destaca que es una carrera completa, que abarca tanto la ciencia, como el medioambiente y la ingeniería. “Uno elige su camino, no es solamente una línea. Es importante que los estudiantes hablen con sus profesores, que no se queden solamente con lo visto en clases”, recomienda a las futuras generaciones. De este modo, los insta a que vayan más allá, a realizar ayudantías y vincularse desde temprana edad, sobre todo si quieren continuar con estudios de postgrado.