FIC Biobío Pellets recolecta muestras de biomasa de especies invasoras y nativas para analizar sus propiedades físico-químicas y termoquímicas en laboratorio

Publicado por el

Noticias

La salida a terreno tuvo lugar en Unihue y la Península de Hualpén y sirvió para recolectar especies leñosas para su posterior análisis y factibilidad en el desarrollo de pellets.

Un grupo de científicos del proyecto “Generación de bioenergía para combustión a partir del manejo forestal sustentable Biobío Pellets”, iniciativa financiada por el Fondo de Innovación para la Competitividad del Gobierno Regional del Biobío y desarrollado por la Universidad Católica de la Santísima Concepción (UCSC), recolectó biomasa de especies invasoras y nativas. El equipo fue liderado por el Dr. Gustavo Saiz, investigador de Biobío Pellets y académico de la Facultad de Ciencias UCSC, donde además participaron los profesionales del proyecto Gerald Cifuentes, Pablo Bahamonde y Flavio Espinoza.

Con el objetivo de recolectar biomasa de distintas especies, tanto invasoras como nativas, el equipo trabajó durante dos días en predios de colaboradores en la zona de Unihue y la Península de Hualpén. Este trabajo es fundamental para obtener material fresco para poder llevar a cabo pruebas de secado, así como para poder realizar los análisis fisicoquímicos en el laboratorio que permitan conocer en detalle las características de esta biomasa. “La idea es analizar qué especies son buenas candidatas para producir pellets de calidad. El trabajo consistió en ir a terreno, identificar las especies y obtener biomasa suficiente para realizar análisis fisicoquímicos y de combustión en el laboratorio. Además, este material también sirve para poder realizar pruebas de secado”, señala el Dr. Gustavo Saiz. Es importante destacar que las muestras se encuentran frescas en su estado natural y es ahí donde es importante considerar el proceso de optimización del secado de la biomasa, que es un trabajo que realizan investigadores de la Facultad de Ingeniería UCSC afiliados a este mismo proyecto. Analizar el secado de esta biomasa y ver cuáles son las mejores formas de secado es lo que se quiere averiguar desde el punto de vista de la economía y la rentabilidad.

Las especies invasoras leñosas que se recolectaron fueron dos especies de aromo: Acacia dealbata y Acacia melanoxylon, que reciben el nombre de aromo nacional y extranjero respectivamente, la retamilla (Teline monspessulana) y el espinillo (Ulex europaeus). Todas estas especies son leguminosas por lo que tienen la capacidad de fijar el nitrógeno atmosférico, lo que les ofrece una ventaja competitiva en su establecimiento y desarrollo. “Asimismo, se recolectó zarza (Rubus ulmifolius), que es una especie espinosa que, al igual que las anteriores, tiende a salir con facilidad en paisajes disturbados por incendios o tala total o parcial de la vegetación previa”, enfatiza el Dr. Gustavo Saiz.

En cuanto a las especies nativas, se recolectó roble (Nothofagus obliqua). La madera de este roble se clasifica popularmente en hualle y pellín. Ambas maderas provienen de la misma especie, pero difieren en la distribución que tienen en el tronco. Esta es una especie que tradicionalmente ha sido muy utilizada para leña en las regiones centrales y del sur de Chile”, asegura el investigador. A futuro se espera continuar con la recolección de otras especies de madera nativa.

Por último, también se instruyó al personal en técnicas de inventariado de biomasa utilizando parcelas de muestreo en las que se determina la densidad de árboles, alturas de copas, diámetros de los troncos y otras variables de la vegetación que son fundamentales para conocer la cantidad de biomasa existente en un determinado lugar.